Muerdago | Guia de jardineria

Viscum álbum

Otros nombres populares de esta planta son: visco, liga, pina. Este parásito en forma de bola crece sobre robles, álamos, abetos y manzanos, y últimamente también sobre tilos y sauces.

Es una planta muy ramificada, que en invierno presenta hojas de un verde saturado, con aspecto de cuero, mientras que en verano son de color amarillento. Las bayas se asientan directamente sobre las bifurcaciones de las ramas, son blancas, como perlas, al aplastarlas resultan pegajosas, soltando hilos largos.

A su propagación contribuyen las aves que se llevan las bayas pegajosas, venenosas e incomestibles en el momento de abandonar las ramas. El muerdago no se puede confundir con planta alguna. Sus virtudes curativas se dan desde principios de octubre hasta principios de diciembre y también durante los meses de marzo y abril.

Si el frío y los hielos retrasaran la primavera de marzo, entonces el muerdago no sería curativo hasta abril o principios de mayo. En épocas anteriores fue considerado como planta mágica.

Los sacerdotes de la era precristiana lo consideraban como planta sagrada de gran poder curativo, capaz de acabar con cualquier mal. Lleva una vida misteriosa, no se alimenta del suelo y surge sin semillas, sigue conservando su color verde a pesar del frío y de las heladas.

Según creencias populares antiguas, jamás un rayo ha golpeado un árbol que albergara al muerdago. En otoño tiene lugar el desarrollo de las flores que progresivamente darán paso a las bayas.

Mirlos y tordos gustan de picotearlo, pero tampoco las aves migratorias en el castañeteo de los fríos invernales hacen remilgos a estas bayas.

En los últimos años la medicina utiliza el muerdago como preparado inhibidor de tumores, como medida preventiva contra el cáncer.

La mayor importancia curativa del muérdago consiste en sus propiedades reguladoras de la presión sanguínea e impulsoras de la circulación. Aconsejo a todos que efectúen cada año una cura de infusiones de muérdago a lo largo de seis semanas. Durante las tres primeras semanas se beben tres tazas al día, durante las dos semanas siguientes se beben dos tazas y en la última semana se reduce el consumo a una taza de infusión de muérdago por día. Después de esta cura, la presión sanguínea y la circulación se habrán normalizado de nuevo.

Una cucharilla de té colmada de muérdago se introduce en una taza, se llena con agua fría y se deja en reposo durante doce horas. A continuación, el extracto frío se calienta y se cuela. Lo más práctico es llenar un termo con la porción diaria de infusión de muérdago, de lo contrario habrá que calentar la infusión fría, antes de bebería, al baño maría.

Quien quiera controlar la presión y la circulación sanguínea, debería tomar durante todo el año una taza diaria de infusión de muérdago de forma continuada.

  • Ortiga menorUrtica urensLa ortiga crece junto a muros, cercas, setos, en matorrales espesos, e ...
  • SerpolThymus serpyllumOtros nombres populares de esta planta son: tomillo silvestre, ser ...
  • MilenramaAchillea millefoliumOtros nombres populares de esta planta son: cientoenrama, mile ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad